Home Embarazo Tratamientos de fertilidad

Tratamientos de fertilidad

por WebSalud
Tratamientos de fertilidad

Tener un hijo no es fácil, ni siquiera en los embarazos que transcurren con normalidad. Los problemas pueden aparecer en cualquier momento. Si después de un año buscando el bebé la mujer no se ha quedado encinta o se ha producido más de un aborto espontáneo, lo normal es que haya un problema de fertilidad que puede ser tanto por parte de la mujer como del hombre. En ese momento es donde entran en juego los tratamientos de fertilidad para ayudar a estas parejas a conseguir su objetivo de ser padres.

Los numerosos avances tecnológicos hacen que hoy en día existan muchas formas de ayudar a las personas con este tipo de problemas. La mejor solución dependerá de la situación de cada persona y del origen de la infertilidad. Los tratamientos de fertilidad podrán aplicarse a la mujer, al hombre, o incluso ser uno combinado.

Los dos tratamientos más comunes son la inseminación intrauterina y la fertilización in vitro (FIV). En el primero de ellos se recolecta esperma sano y se inserta en el útero durante la ovulación. En el segundo se extraen óvulos de los ovarios y se fecundan con esperma de un laboratorio, donde se desarrollan como embriones. Después, estos se colocan en el útero. Estos métodos son muy válidos si existe una malformación de útero.

Métodos menos comunes

La criopreservación (la congelación de óvulos, esperma o embriones), la donación de óvulos o embriones y el conocido como vientre de alquiler (subrogación) son otros métodos mucho menos comunes de lograr ser padres pese a tener problemas.

Sobre todo la última suele ser muy utilizada por parejas del mismo sexo o por personas solas que desean tener un bebé. En el caso de que la infertilidad se deba a un problema con tus propios espermatozoides u óvulos también pueden usarse los de un donante.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Deja un comentario