Home Embarazo ¿Puedo tener hijos con malformación de útero?

¿Puedo tener hijos con malformación de útero?

por WebSalud
¿Puedo tener hijos con malformación de útero?

Una malformación de útero no debe echar para atrás la ilusión de ser madre. Estas anomalías no tienen que complicar necesariamente el embarazo y, en el caso de que lo hagan, existen tratamientos y otras soluciones. Así que a la pregunta que te hacemos desde WebSalud de ¿puedo ser madre con malformación de útero? La respuesta es sí.

Algunas de estas malformaciones sí pueden llegar a complicar la fertilidad de algunas mujeres dependiendo de la anomalía que se padezca. De hecho son muchas las complicaciones de un embarazo las que se asocian a esta patología. Los abortos de repetición, los partos prematuros, la muerte del feto o la mala posición del mismo durante el parto son algunas de ellas.

Pese a todo, en la mayoría de los casos sí se podrá tener un embarazo. Aunque con altas probabilidades de que requiera de cuidados y medidas especiales en función de la gravedad y la malformación uterina que se padezca.

Prácticamente todas las malformaciones conllevan que el útero no tiene la suficiente capacidad (suele ser más pequeño de lo normal) para albergar al feto y su rápido crecimiento. Esto puede conllevar directamente a un aborto natural, un parto prematuro o la necesidad de realizar una cesárea.

Tratamientos para ser madre con malformación de útero

Aún con esta malformación, que nadie le quite la ilusión a las mujeres. Si quieren ser madres es posible. De hecho, si la malformación es congénita, la mayoría de las mujeres no tendrán problemas en el embarazo ni requerirán de tratamiento alguno.

Cuando la anomalía se produce con el transporte de óvulos y espermatozoides, la fertilización in vitro es la mejor opción para que la mujer se quede encinta. Si la dificultad estriba en un bloqueo del útero será necesario pasar por quirófano para eliminarlo. Son muchas las cirugías que existen en este ámbito. La adecuada dependerá de cada mujer. Y es que hay que tener siempre en cuenta los riesgos de una operación. El principal es que puede lesionar las paredes uterinas, aumentando el riesgo de no implantar bien el embrión.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Deja un comentario