Home Embarazo Embarazo: cuánto mide y pesa el feto cada semana

Embarazo: cuánto mide y pesa el feto cada semana

por WebSalud
Embarazo: cuánto mide y pesa el feto cada semana

Cuánto mide y pesa el feto durante el embarazo según la semana en la que se encuentra. Vamos a empezar a medirlo a partir de la sexta semana, ya que en ocasiones es difícil ser conscientes antes del estado de gestación de manera efectiva. Además, te contaremos los cambios que sufrirá tanto la madre como el retoño. Embarazo semana a semana:

De la 6 a la 40

Semana 6: mide 0,5 centímetros y el corazón comienza a latir de manera regular. Te recomendamos que no tardes en tener tu primera revisión en el ginecólogo.

Semana 7: mide 1 centímetro. Mide aproximadamente como una uña, pero ya puede hacerse notar. ¿Cómo? Pues en algunos casos empiezan las náuseas o incluso las ganas de ir al baño más veces a orinar.

Semana 8: mide 1,6 centímetros. Si acudes al ginecólogo, podrás incluso escuchar su latido.

Semana 9: mide 2,4 centímetros. Crece a marchas forzadas y el cuerpo de la mujer puede notar cada vez más los efectos de semanas anteriores. Tómate más descansos y cuida la alimentación.

Semana 10: mide 3,5 centímetros. Tras una etapa denominado ‘embrión’, pasa a catalogarse como ‘feto’. Sus órganos ya están formados.

Comenzamos a conocer su peso

Semana 11: mide 5 centímetros y pesa 8 gramos. Los dedos se separan y se puede ver perfectamente en una ecografía.

Semana 12: mide 6 centímetros y pesa 14 gramos. El riesgo de aborto natural es mucho más reducido. Si no la has hecho ya, haz tu primera ecografía.

Semana 13: mide 8 centímetros y pesa 20 gramos. Es probable que ya se chupe el dedo.

Semana 14: mide 10 centímetros y pesa 40 gramos. La tripa ya no se disimula tan fácil y es posible que duela la espalda o la ciática. No te mediques sin consultar a tu médico.

La ley permite abortar libremente, sea cual sea la causa, a cualquier mujer mayor de edad, antes de la 14ª semana de gestación.

Semana 15: mide 12 centímetros y pesa 65 gramos. Gana altura y peso. La madre, por su parte, podría haber ganado unos 2,5 ó 3 kilos. Tranquilidad si es más o menos.

Semana 16: mide 13,5 centímetros y pesa 80 gramos. Empiezas a notar las pataditas. Es posible que te veas más guapa. Y lo estás.

Semana 17: mide 14,5 centímetros y pesa 110 gramos. Desarrolla cada vez más su oído hasta el punto de que un sonido fuerte en el exterior puede hacerle reaccionar. Tus pezones pueden oscurecerse y tus ganas de ir al baño irán a más.

Semana 18: mide 17 centímetros y pesa 150 gramos. Se forman los genitales externos, pero puedes tardar en verlos un par de semanas más.

Semana 19: mide 20,5 centímetros y pesa 190 gramos. Aunque no lo veas, su futura melena empieza a crecer. Cada vez oye mejor y ello puede darle placer. Piensa que al nacer ya reconoce la voz de su madre.

Semana 20: mide 23 centímetros y pesa 240 gramos. La mujer empieza a ganar más peso por semana (unos 250 gramos). Toca ecografía morfológica.

Ecografía

Ecografía

Semana 21: mide 25 centímetros y pesa 320 gramos. Sigue creciendo y notas algunos de sus movimientos y es que más o menos se mueve algo cada minuto.

Semana 22: mide 26,5 centímetros y pesa 400 gramos. Va ganando grasa y desarrollando más sus órganos. Haz que oiga tu voz, que es bueno para ambos.

La ley permite abortar hasta la 22ª semana si se presupone un riesgo para salud de la embarazada o que se detecten posibles anomalías graves en el feto.

Semana 23: mide 27,5 centímetros y pesa 460 gramos. Crece sin parar y su vínculo con la madre va a más, experimentando sensaciones que le llevan de su progenitora. Si aparecen hemorroides o estreñimiento, es normal.

Semana 24: mide 29 centímetros y pesa 600 gramos. El bebé tiene espacio de sobra para moverse y por ello puede incluso voltearse. Por cierto, hidrata tu piel un poco más de lo normal.

Semana 25: mide 31,5 centímetros y pesa 680 gramos. Su corazón late muy rápido, rondando las 140 pulsaciones. Los vasos sanguíneos pulmonares van a más. Atenta a tu pelo, que va a tener cambios muy positivos.

Semana 26: mide 33 centímetros y pesa 780 gramos. Tu bebé comienza a coordinar los movimientos que hace. Puede que no te salga bailarín, pero desde luego que es el rey de su pista. Es recomendable que camines más, ya que notarás que se te hinchan los tobillos y pies.

Semana 27: mide 34,5 centímetros y pesa 900 gramos. Recuerda que debes controlar lo que comes y sobre todo lo que bebes, pero verás cómo al hacer la digestión de algún capricho azucarado, tu bebé se mueve más. La glucosa tiene estas cosas.

Semana 28: mide 36 centímetros y pesa 1.050 gramos. Su cerebro va a más y los estímulos del exterior le afectan más.

Semana 29: mide 37,5 centímetros y pesa 1.180 gramos. Reduce la cantidad de comida que tomas por la noche, recuerda andar lo que puedas y cuida la ciática que puedes padecer.

Semana 30: mide 38,5 centímetros y pesa 1.300 gramos. Tu bebe tiene hipo de manera habitual y sus patadas pueden ser algo más intensas.

Semana 31: mide 40 centímetros y pesa 1.400 gramos. Puedes notar algunas contracciones y os pechos de la madre se preparan para dar de mamar al bebé. El pequeño ya tiene formados sus pulmones

Semana 32: mide 41 centímetros y pesa 1.600 gramos. El bebé tendría prácticamente asegurada la supervivencia en caso de parto (ronda el 95%). Si notas falta de aire se debe seguramente a que el bebé está presionando el diafragma.

Semana 33: mide 42 centímetros y pesa 1.750 gramos. Tu bebe ya sueña. ¿Cómo puede ser? Pues porque realizan unos movimientos oculares a gran velocidad (REM) similares a los que realizamos cualquiera de nosotros cuando soñamos.

Semana 34: mide 44 centímetros y pesa 2.000 gramos. Su cráneo no está formado del todo, pero tendría un 99% de posibilidades de nacer sin secuelas en el futuro si el parto fuera esta semana. Se producen más contracciones falsas que son un incordio, pero hay que permanecer relajada lo máximo posible, darse un baño o cambiar de postura para hacer que paren.

Semana 35: mide 45 centímetros y pesa 2.250 gramos. El bebé está prácticamente formado y le toca ganar peso. Según su postura, puede presionarte la pelvis y puedes sufrir unos pequeños calambres en la vagina. Esta semana se suele hacer la prueba del Streptococo.

Semana 36: mide 46 centímetros y pesa 2.500 gramos. Aunque se mueve, cada vez se encaja más y mejor. Su piel ya gana ese color rosáceo.

Semana 37: mide 47 centímetros y pesa 2.800 gramos. Estamos en la recta final. El retoño gana grasa diaria para prepararse de cara a la temperatura exterior. El pelo que cubre todo el cuerpo va desapareciendo, aunque ya verás que al nacer todavía tiene un poco en algunas zonas. Se le irá cayendo con el tiempo, que no es un hombre lobo. Si las contracciones se producen cada menos de 5 minutos, podríamos ir al hospital.

Semana 38: mide 48 centímetros y pesa 3.000 gramos. La madre lo tiene cada vez peor para dormir en la cama debido al tamaño de su tripa, pero ya queda poco. El bebé traga líquido amniótico, lo que después será su primera materia fecal. Tu útero puede empezar a dilatar.

Semana 39: mide 49 centímetros y pesa 3.200 gramos. Tic tac. Hace días que sus pulmones están preparados. Tú insiste en alimentos ricos en fibra, que el estreñimiento hace de las suyas.

Semana 40: mide 50 centímetros y pesa 3.400 gramos. Si mide o pesa algo más o menos, es igual de normal. También puede retrasarse el parto unos días e incluso adelantarse de manera natural. Si el bebé está bien colocado. Cuando alcances los 10 cms de dilatación, tocará empujar como ya te han enseñado antes. Respira correctamente y prepárate para abrazar a tu bebé.

Por si te interesa a ti o a tu pareja, no dejes de leer: El permiso de paternidad, nuevos cambios para 2020

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Deja un comentario