Home Enfermedades La toxoplasmosis y sus causas

La toxoplasmosis y sus causas

por WebSalud
La toxoplasmosis y sus causas

Es poco común pero puede llegar a las personas. ¿Qué es la toxoplasmosis? Una enfermedad infecciosa causada por el parásito intracelular Toxoplasma gondii. Suele aparecer en los animales, principalmente en los gatos y los que viven en granjas, pero también en humanos. Muchas personas pueden padecer esta patología sin ni siquiera darse cuenta. Tiene la capacidad de estar latente en el organismo una o dos semanas, o incluso tener síntomas similares a otras enfermedades. Prevenirla es importante, más incluso durante el embarazo. Vamos a ver la toxoplasmosis y sus causas.

El principal motivo que puede llevar a contraer esta patología es la de estar en contacto con los animales afectados o con sus excrementos. También con transfusiones de sangre, trasplante de órganos o la ingesta de carne, normalmente cerdo o cordero, cruda o poco hecha que contenga el citado parásito. Igualmente, puede hacer que aparezca esta enfermedad comer frutas, verduras u hortalizas poco lavadas o cocinadas y que hayan estado en contacto con estiércol infectado.

También puede contraerse esta enfermedad bebiendo agua contaminada o manipulando plantas y tierra que contengan el toxoplasma. La última de las vías de posible contagio es que pase de la madre al feto durante el embarazo. Una circunstancia a tener en cuenta. La mayoría de los pacientes que tienen toxoplasmosis son asintomáticos. Y es que las manifestaciones de esta enfermedad son tan inespecíficas que pueden atribuirse a otras patologías.

Síntomas de la toxoplasmosis

Una vez conocida la toxoplasmosis y sus causas, hay que saber que los síntomas pueden cambiar dependiendo de quién se contagie. En el caso de que sean personas con el sistema inmune sano puede aparecer fiebre, dolor de garganta e incluso inflamación de los ganglios linfáticos de la cabeza. Si quien se contagia es una persona inmunodeprimida, los síntomas ya descritos pueden ir acompañados de otros como visión borrosa, convulsiones o psicosis.

En el caso de tratarse de una toxoplasmosis congénita, la que transmite la madre la feto, las consecuencias para el niño pueden ser importantes. Por este motivo es muy importante prevenir el contagio. Lograrlo el posible. Hay que evitar ingerir carnes mal cocidas y mantener una higiene correcta de las manos a la hora de cocinar.

Visite nuestra sección de Enfermedades

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Deja un comentario