Home Embarazo La magia del útero en el embarazo

La magia del útero en el embarazo

por WebSalud
La magia del útero en el embarazo

Una gestación es felicidad. Albergar vida en su interior es una de esas maravillas de la naturaleza y, como todas, tiene sus secretos. La magia del útero durante el embarazo es lo que hace posible la supervivencia de la humanidad. Un bebé ocupa mucho espacio, y qué decir si son dos o tres. La matriz de las mujeres es quien mejor puede responder a esta cuestión. El útero, que tiene una capacidad de 10 mililitros o menos en estado normal, llega a abarcar hasta cinco litros al final del periodo de gestación. Esto es, es capaz de multiplicar su capacidad en un mínimo de 500 veces. Incluso más si se trata de un embarazo múltiple. Pura magia.

No sólo aumenta su capacidad. Su longitud, que en una mujer no embarazada oscila entre los seis y nueve centímetros, aumenta unas cinco veces llegando hasta los 35 centímetros. Igualmente su peso se multiplica por unas 20 veces, pasando de sus 100 gramos de media hasta el kilo o más. La magia vuelve tras dar a luz. Unas dos semanas después del parto, y otra vez casi como por arte de magia, el útero recupera sus dimensiones originales en un proceso llamado involución uterina.

El crecimiento del útero como consecuencia del embarazo se debe a un notable incremento del número de fibras musculares de la pared uterina, de los vasos sanguíneos y linfáticos, y de los nervios. Además, el tamaño de las citadas fibras y vasos aumenta también entre cinco y diez veces.

Reblandecimiento paulatino

La magia del útero en el embarazo es constante. Su forma no varía en las primeras semanas de gestación. Sin embargo, a partir de la semana 14 se reblandece paulatinamente y termina adoptando la forma de un esferoide plano. La parte fibrosa del cuello del útero se va haciendo más blanda y se forma un tapón de moco dentro de su cavidad. Al final del embarazo, el cuello se adelgaza poco a poco, se suaviza y, durante el parto, se dilata para permitir la salida del bebé.

Durante el periodo de gestación, el útero va cambiando de tamaño en función del feto. De ahí que su crecimiento sea paulatino.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Deja un comentario