Home Enfermedades La lesión del ligamento cruzado

La lesión del ligamento cruzado

por WebSalud
La lesión del ligamento cruzado

Estamos cansados de escuchar que un jugador se ha lesionado el ligamento cruzado. Siempre saltan todas las alarmas ya que se trata de una lesión grave. ¿Qué es la lesión del ligamento cruzado? ¿Por qué es tan grave? Es un esguince o desgarro de ese ligamento que, además, es uno de los principales de la rodilla, el que ayuda a ejecutar muchos movimientos. Los daños suelen producirse, sobre todo, durante la práctica de deportes que impliquen paradas repentinas, cambios de dirección, saltar o caer con los pies. El fútbol, el baloncesto, el fútbol americano o el esquí alpino son los ejemplos más claros.

Muchas personas escuchan o sienten un chasquido en la rodilla cuando sufren esta lesión. Es muy probable que se hinche esta zona, que aparezca la inestabilidad o que exista mucho dolor al soportar peso. Según la gravedad de la lesión, existen varias alternativas de tratamiento. Estos pueden ir desde los más básicos como el descanso y rehabilitación para recuperar la fuerza y la estabilidad, hasta una cirugía con la posterior recuperación.

El cuerpo tiene muchos ligamentos, que son fuertes bandas de tejido que conectan un hueso con otro. El cruzado anterior es uno de los más importantes porque cruza por el medio de la rodilla, conecta el hueso del muslo (el fémur) con el de la espinilla (la tibia) y, por si fuera poco, ayuda a estabilizar la articulación de la rodilla. Cuando se daña el ligamento, por norma general se produce un desgarro total o parcial del tejido. Si la lesión es muy leve incluso podría quedarse intacto.

Factores de riesgo para el ligamento cruzado

La lesión del ligamento cruzado tiene algunos factores de riesgo. Uno de los primeros es ser mujer, posiblemente por las diferencias en anatomía, fuerza muscular e influencias hormonales. El segundo es participar en los deportes citados anteriormente a los que habría que sumar la gimnasia. El escaso acondicionamiento o el uso de un calzado que no sea el adecuado también pueden hacer aparecer esta dolencia. La utilización de equipo deportivo con poco mantenimiento o la práctica de alguno de estos deportes sobre césped artificial no son buenos compañeros de unas rodillas sanas.

Visite nuestra sección de Enfermedades

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Deja un comentario