Home Enfermedades ¿Qué es el trastorno bipolar?

¿Qué es el trastorno bipolar?

por WebSalud
¿Qué es el trastorno bipolar?

Hay muchas personas que cambian radicalmente de estado de ánimo o de personalidad. La vida real no es una película, aunque a veces supere a la ficción. Si conoce a alguien en esta situación, lo más probable es que esté enfermo. ¿Qué es el trastorno bipolar? Es una enfermedad mental crónica que afecta a los mecanismos del cuerpo que regulan el estado de ánimo. Es norma habitual en quienes lo padecen que cambien de la alegría o la euforia hasta la depresión en forma de tristeza o que le ronden por la cabeza ideas de muerte.

Estamos ante una enfermedad que, en contra de lo que pueda parecer, es bastante frecuente y que termina influyendo en los aspectos de la vida social de las personas que la sufren. Incluyendo las formas menos graves de esta patología, cerca de un 5% de la población mundial sufre algún tipo de trastorno bipolar a lo largo de su vida. En España, según las estimaciones, cerca de un millón de personas padece una afección que suele aparecer en la adolescencia o la primera etapa de la edad adulta. En concreto entre los 18 y los 25 años.

Causas del trastorno bipolar

¿Qué es el trastorno bipolar? ¿Qué lo causa? El motivo concreto que desencadena esta patología es desconocido, aunque sí se sabe que se presenta con mayor frecuencia en personas con familiares que ya padecen esta enfermedad. Sus orígenes, parece ser, son genéticos y biológicos. El sistema límbico, que es el conjunto de zonas del cerebro encargadas de regular las emociones, funciona erróneamente en personas con esta afección. Este es el motivo por el que el estado de ánimo de estos individuos sufre buscas alteraciones sin que exista un motivo personal, laboral, familiar o social que lo justifique.

Esta patología tiene diferentes fases. La primera es la maníaca, que puede durar de días a meses. Sus síntomas suelen ser un aumento de la energía y pensamientos (incluido hablar rápido); la negación de que existe algún problema y una fácil distracción. También la escasa necesidad de dormir, el abuso de la cocaína o el alcohol, una alta compulsión sexual, deficiente control del comportamiento o sentimientos demasiado eufóricos.

Luego está la fase depresiva. En ella aparece la tristeza diaria, los problemas para concentrarse, la pérdida o el aumento de peso sin medida, la fatiga o la baja autoestima. Las personas que padecen esta patología se alejan de los amigos o actividades que antes disfrutaba y tienen problemas con el sueño, ya sea por dificultades para conciliarlo o por dormir demasiado. La parte más grave viene cuando aparecen los pensamientos de suicidio, la desesperanza o los sentimientos de culpabilidad.

La prevención no existe, pero hay cosas que nos pueden proteger. Rodearse de personas positivas, hacer ejercicio y dormir con regularidad son algunas de ellas. Si ya no hay marcha atrás existen tanto tratamientos farmacológicos como psicológicos.

Visite nuestra sección de Enfermedades

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Deja un comentario