Home Enfermedades La epilepsia y sus síntomas

La epilepsia y sus síntomas

por WebSalud
La epilepsia y sus síntomas

La epilepsia es un trastorno cerebral que provoca convulsiones. Esta enfermedad puede afectar a las personas de maneras muy distintas debido a la existencia de numerosas causas probables y también las muchas clases de convulsiones. A día de hoy y oficialmente, la epilepsia no tiene cura, si bien existen una serie de medicamentos que sirven para prevenir las crisis. Eso sí, en los últimos años, la medicina ha facilitado el tratamiento para algunos tipos de epilepsias y síntomas con la esperanza de que se logre vencer a la enfermedad.

Las causas de esta enfermedad pueden ser distintas afecciones que afectan al cerebro de la persona. Entre estas se incluyen accidentes cerebrovasculares, tumores, lesiones traumáticas bien en el cerebro o bien en la cabeza o infecciones del sistema nervioso como la neurocistercosis. En cualquiera de los casos, hay que tener muy claro que una persona con epilepsia no es contagiosa, no puede transmitir la enfermedad ni sus síntomas.

¿Cuántos tipos de convulsiones hay?

Existen dos grupos, las generalizadas y las focales. En el caso de las primeras afectan a ambos lados del cerebro y, a su vez, se dividen en las de pequeño mal o de ausencia y las de gran mal o tonicoclónicas. El primero de estos dos tipos puede provocar síntomas como que la persona parpadee o tenga la mirada perdida unos segundos; mientras que las segundas pueden llegar a hacer que la persona grite, pierda el conocimiento, sufra rigidez o espasmos musculares. En cualquiera de los casos puede aparecer muestras de un gran cansancio tras esta convulsión. Los ataques de epilepsia pueden producir consecuencias graves o sin retorno si se produce una mala caída o un atragantamiento con la propia lengua. Debemos estar atentos cuando una persona con epilepsia padezca sus síntomas. Podemos salvarle la vida.

Las convulsiones focales (o parciales) afectan a una sola parte del cerebro. A su vez pueden ser simples, causando sacudidas o generando un sabor u olor extraño, complejas, provocando que la persona se sienta aturdida o confundida de manera que no podrá responder preguntas ni seguir una instrucción durante unos minutos, o generalizadas secundarias. En este último caso la convulsión provocada por la epilepsia empieza en una parte del cerebro para después extenderse a ambos, esto es, la persona tiene una convulsión focal seguida de una generalizada.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Deja un comentario