Home Enfermedades La hiperactividad

La hiperactividad

por WebSalud
La hiperactividad

Estamos ante una de las patologías más frecuentes de la niñez. El trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH) puede hacer que los niños tengan problemas para prestar atención, actúen sin pensar en el resultado o que sean demasiado activos.

Los niños con este trastorno no dejan atrás estas conductas impulsivas según crecen. Más aún, continúan e incluso se hacen más grandes generando problemas en la escuela, hogar y amigos. Para saber si tu hijo o hija sufre esta patología, desde WebSalud queremos contarte algunas de las señales que deben ponerte en alerta.

Este trastorno puede hacer que los niños tengan fantasías en exceso, que se olviden o pierdan cosas con demasiada frecuencia o que se muevan y hablen mucho. También que cometan errores por descuidos, que corran riesgos innecesarios y tengan problemas tanto como para resistirse a las tentaciones como para respetar los turnos en una cola o en la misma aula.

Tipos

Hay tres tipos diferentes de este trastorno en función de los síntomas que sean más fuertes en una persona. El primer tipo es aquel donde predomina la falta de atención. En este caso las personas son incapaces de terminar una tarea, seguir instrucciones y hasta una simple conversación ya que se distraen con pasmosa facilidad.

El segundo tipo es la hiperactividad. Aquí las personas se mueven y hablan mucho, resultando imposible estar suficiente tiempo sentado como para terminar una comida o realizar las tareas escolares. Quienes sufren este tipo suelen ser impulsivos, lo que les lleva a interrumpir conversaciones o coger cosas que no les pertenecen. Estas personas pueden tener más accidentes o lesiones que los demás. El tercer tipo es una combinación de los dos anteriores.

Causas y tratamientos

Aunque se desconocen cuáles son los principales factores de riesgo para sufrir este trastorno, parece ser que la genética juega un papel importante. No es el único. Una lesión cerebral, un parto prematuro, bajo peso al nacer o el consumo de alcohol o tabaco durante el embarazo son otros de los factores.

En la mayoría de los casos, el TADH o TDAH se trata mediante una combinación de terapia de conducta y medicamentos. Además, muchos especialistas recomiendan el deporte como mecanismo para encauzar la energía del afectado y además lograr cierta disciplina que sirve para enfrentarse a la hiperactividad. El tenis suele ser uno de los deportes elegidos. Eso sí, ningún tratamiento es válido para todos los niños. Y es que, como ya se sabe, cada persona es un mundo.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Deja un comentario