Home Enfermedades Trastornos de la alimentación

Trastornos de la alimentación

por WebSalud
trastornos de la alimentación

Los trastornos de la alimentación son en realidad afecciones graves de salud mental que implican, entre otras cosas, comer mucho menos o mucho más de lo necesario. Terminan por dotar al cuerpo de una nutrición inadecuada que puede desencadenar en enfermedades cardíacas, renales o incluso la muerte.

Existen tres tipos, los atracones de comida, la bulimia y la anorexia. En el primero de ellos se come sin control. Las personas que sufren este trastorno siguen comiendo aún después de estar llenas. Normalmente al acabar suelen tener sentimiento de culpa o vergüenza. Los atracones pueden derivar en obesidad si se realizan con demasiada frecuencia.

Las personas con bulimia nerviosa también tienen episodios de atracones. Su mente les lleva a ‘purgarse’ después provocándose el vómito o mediante el uso de laxantes. En otros casos también hacen ejercicio en exceso o directamente ayunan, saltándose la comida más importante del día.

Las personas que sufren anorexia, el tercero de los tipos, directamente restringen su alimentación y comen cantidades muy pequeñas de unos alimentos concretos. Suelen verse a sí mismas con sobrepeso incluso cuando están a punto de cruzar la línea roja de la extrema delgadez. Aunque el menos común de los tres, sí es el más grave y su mortalidad más alta que cualquier trastorno mental.

Los síntomas de los trastornos de alimentación

La sintomatología es muy variada dependiendo del trastorno alimenticio que se padezca. En el caso de los atracones incluyen la ingesta de grandes cantidades de alimentos en un periodo de tiempo específico, comer sin hambre o hacerlo cuando ya se está lleno e incluso hacerlo en secreto para evitar la vergüenza.

En el caso de la bulimia los síntomas son los mismos que en los atracones, con el agravante de intentar deshacerse de la comida después de haberla ingerido. Los ya citados vómitos, laxantes, ejercicio en exceso e intenso y el ayuno. Si esta afección se prolonga puede causar otros problemas de salud como inflamación de garganta crónica, dientes cada vez más sensibles al exponerse a los ácidos del estómago cuando se vomita y otros problemas gastrointestinales. También puede generar niveles demasiado altos o bajos de sodio que deriven en un derrame cerebral o un infarto.

El caso más grave dentro de los trastornos de alimentación es el de la anorexia. Sus síntomas también. Incluyen comer muy poco hasta el extremo de morir de hambre, delgadez extrema, fuerte miedo a aumentar de peso o tener una imagen corporal de sí mismo distorsionada (verse con sobrepeso cuando se es delgado). Si se prolonga puede derivar en problemas más serios como la osteoporosis, debilidad, anemia, estreñimiento severo, infertilidad, daño cerebral y, el peor de todos, un fallo multiorgánico que derive en la muerte. Más adelante en Websalud contaremos cuales son los tratamientos para estos trastornos.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Deja un comentario