Home Coronavirus La vacuna de Oxford no podrá administrarse hasta 2021

La vacuna de Oxford no podrá administrarse hasta 2021

por WebSalud
La vacuna de Oxford no podrá administrarse hasta 2021

Precipitación, ansiedad, o tal vez un poco de cada una. Esta mezcla es lo que ha llevado a muchas personas a anunciar con demasiada premura el viral contra el coronavirus. La vacuna de Oxford no podrá administrarse hasta 2021. El investigador adjunto de esta vacuna, Carlos Estévez, ha explicado en la ‘Cadena Cope’ que los resultados están previstos para finales del citado año. Una cosa, ha argumentado, es que la vacuna esté producida, que lo está y se esperan dosis disponibles para este año, “y otra que haya resultados de un ensayo clínico que avalen su eficacia y seguridad a la hora de administrarla a la población”.

Este es el motivo por el que el investigador ha pedido a los políticos “prudencia” con las fechas de disponibilidad de las dosis, a la vez que ha lamentado que personas de “diferentes ámbitos” se hayan “precipitado” a la hora de garantizar la vacuna. “Hay que ser cautos, existe la posibilidad de que haya unos resultados estadísticamente significativos en términos de beneficio y seguridad antes de esa fecha, pero no se pueden garantizar antes de finales de año”, ha argumentado Estévez.

El científico ha dejado claro que el viral únicamente se administrará cuando sea segura y tenga un alto grado de eficacia, aunque esta nunca será del 100%. Ahora mismo “hay muchas vacunas con perfiles bastante favorables, al menos en ensayos que hay que confirmar en la fase 3”, según señala. Sin embargo, recuerda que “ningún fármaco está libre de efectos adversos” y que ninguno tiene una eficacia completa. Eso sí, esto no quiere decir que la vacuna no sea capaz de detener la enfermedad, que sí lo logrará.

¿A quién vacunamos?

La vacuna de Oxford no podrá administrarse hasta 2021 y, cuando esté, ¿a quién vacunamos?. Estévez explica las opciones. Por un lado se puede optar por la gente mayor, que es la población de más riesgo y donde probablemente el viral no sería tan eficaz. Hay una alternativa sobre la mesa. Esta consistiría “en vacunar a los más jóvenes, con una respuesta inmunitaria mayor, lo que indirectamente protegería a la gente de mayor edad”.

Sea como sea, el proyecto de Oxford ya ha vuelto a arrancar después del parón sufrido la semana pasada. La aparición de una mielitis transversa en uno de los participantes obligó a la realización de una investigación independiente para descubrir los motivos. Con todo aclarado, una de las vacunas más prometedoras sigue su camino.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Deja un comentario