Home Adelgazar Trucos para evitar los gases de las legumbres

Trucos para evitar los gases de las legumbres

por WebSalud
Trucos para evitar los gases de las legumbres

Las legumbres son uno de los mejores alimentos que existen. Son una enorme fuente de proteínas y tienen un alto contenido en nutrientes. A eso hay que sumar su bajo aporte calórico. Su versatilidad culinaria ofrece múltiples formas de ingerirlas. Guisos, potajes, ensaladas, cremas frías o patés son algunos ejemplos. La cruz de esta moneda es que las flatulencias que provocan pueden llegar a ser muy desagradables. Vamos a ver unos trucos para evitar los gases de las legumbres.

Son pautas muy sencillas que ayudarán a digerir mejor este enorme alimento y evitar la hinchazón que pueden llegar a provocar. Uno de los primeros consejos es dejarlas en remojo la noche antes de cocinarlas. La finalidad de este método es ablandarlas, disolver las membranas de la piel y liberar los azúcares oligosacáridos, los principales responsables de los gases intestinales. Aunque parezca obvio, el agua utilizada para este objetivo hay que desecharla luego para asegurarnos de que no hay azúcares.

Otro aspecto a tener en cuenta es tomarlas en forma de purés. Al cocinarlas a fuego lento y de forma prolongada, los citados azúcares se descomponen. Esto hace que sean más fáciles de digerir. Una de los formatos más conocidos es el hummus. Una tercera situación es algo que puede ampliarse al resto de veces que ingerimos. No es otra que comer lento. Masticar sin prisa y triturar de manera adecuada las legumbres también ayuda a una mejor digestión. En caso de no hacerlo correctamente pueden aparecer dolencias como la aerofagia, producida por el consumo excesivo de aire.

Especias y bicarbonato

Los dos últimos trucos para evitar los gases de las legumbres están a la hora de prepararlas. La primera es utilizar algunas especias o condimentos al cocinarlas. El comino, el anís, el romero o el hinojo son algunas de las hierbas que resultan muy útiles para esta finalidad. En este caso hay dos formas de tomarlas. La primera añadiéndola al guiso, la segunda ingerirlas en forma de infusión detrás de la comida. La menta, la salvia, la canela, la manzanilla y el cardamomo también sirven para este fin.

La última de las pautas es añadir una cucharada de bicarbonato de sodio durante la preparación. Esto ayuda a que se cocinen más rápido y, además, favorece al aparato digestivo. Las legumbres son un elemento tan rico que están en cualquier dieta.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Deja un comentario