Home Coronavirus El teletrabajo y los viajes a la nevera

El teletrabajo y los viajes a la nevera

por WebSalud
El teletrabajo y los viajes a la nevera

La pandemia no sólo ha conllevado la aparición de nuevos síndromes como el de cara vacía o el hambre de piel, también ha cambiado nuestras rutinas. La mascarilla y el gel son nuevos compañeros de viaje y, laboralmente, se ha extendido el teletrabajo. Son muchas las personas que ejercen sus profesiones en sus domicilios. Esto, aunque suene a cómodo, tiene sus riesgos. Los problemas de espalda están a la orden del día y, por si fuera poco, ha nacido una nueva relación. El teletrabajo y los viajes a la nevera se juntan peligrosamente, al menos para nuestra dieta.

La propia casa no es, precisamente, la mejor oficina. La fácil accesibilidad a la nevera y, en la mayoría de los casos, los descansos casi cada hora, son una bomba de relojería para la dieta. La psicología hace el resto. La atracción que nos genera el frigorífico es tan incuestionable como existente. Igual que sucede cuando las personas entran en un restaurante y eligen sentarse en la única mesa todavía sin limpiar. El enorme poder de la mente. En el caso del teletrabajo vamos a la nevera y, aunque no tengamos hambre, terminamos comiendo por estrés, por comodidad o, valga la excusa, simplemente para que no se eche a perder.

Una dieta equilibrada

EL teletrabajo y los viajes a la nevera tienen posibles soluciones. La primera está en la mano de las propias empresas. Muchas de ellas, debido a que la mayoría de sus empleados están trabajando desde casa, han optado por poner vigilancia en los ordenadores de sus trabajadores. De esta forma tienen que justificar cada vez que se mueven del sitio. Esto frenará las ganas de levantarse al frigorífico, bastará con tener una botella de agua al lado para poder beber cuando haya sed.

La segunda opción está en la mano de las personas. Esta no es otra que hacer una lista de la compra que incluya alimentos saludables y variados. Si en casa tenemos chocolatinas o dulces, pues eso comeremos. Haremos lo mismo si tenemos frutas, carne de pavo o gelatinas. Esta alternativa es sencilla y al alcance de todos para una dieta equilibrada.

Lee también: Dieta vegetariana y sus tipos.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Deja un comentario