Home Deporte Rotura del ligamento cruzado de la rodilla

Rotura del ligamento cruzado de la rodilla

por WebSalud
Rotura del ligamento cruzado de la rodilla

Ezequiel Garay o Chimy Ávila son dos de las estrellas de LaLiga y ambos deberán permanecer en el dique seco lo que resta de temporada. Tanto el central del Valencia CF como el delantero del CA Osasuna han sufrido una rotura del ligamento cruzado de la rodilla. Se trata de una de las lesiones más temidas por los deportistas de élite y puede incluso terminar con carreras.

¿Pero en qué consiste?

Partamos de la base que la rodilla es la articulación de mayor tamaño que tenemos en el esqueleto humano. Una lesión en la misma es habitual, como ocurre con los tobillos, pero la gravedad puede variar desde unas simples molestias hasta el dique seco. Una simple torcedura o esguince puede curarse sin problema con unos días o semanas de reposo en la zona afectada, pero una rotura por ejemplo de los ligamentos cruzados en la rodilla son palabras mayores.

El paso por el quirófano es lo más habitual, pero no garantiza que todo vuelva a ser como antes de la lesión. En el caso de los deportistas de élite, sobre todo de futbolistas, el proceso de recuperación es fundamental, pero también la edad o musculatura del jugador en cuestión. Los sobreesfuerzos y cambios de ritmo, así como saltos continuos pueden causar esta lesión o llevarnos a recaer en caso de haberla sufrido previamente.

Existen dos tipos de ligamentos cruzados: Anterior, el que evita que la tibia se desplace hacia adelante (es más típica); y el Posterior, que evita que se desplace hacia atrás.

El Chimy Ávila se produjo la lesión el pasado mes de enero en el duelo que midió a Osasuna con el Levante UD. El delantero argentino, en un acto de presión al rival, estiró la pierna y pisó con demasiada fuerza el verde, desplazando lateralmente su rodilla de manera brusca. Ezequiel Garay, por su parte, tuvo que abandonar el terreno de juego días más tarde que su compatriota frente al Celta de Vigo. El central, por su parte, se produjo la lesión en una jugada menos brusca al pisar mal.

Tras la operación, el periodo de baja de un deportista de élite ronda los cinco meses e incluso existe la posibilidad de lastrarle de por vida. Aunque no es habitual, es posible no recuperar la movilidad previa a la lesión. Una persona normal puede no necesitar pasar por quirófano.

Síntomas y diagnóstico de rotura de ligamento cruzado

Lo primero es un chasquido, seguido de un intenso dolor y dificultad para apoyar la pierna lesionada. Se notará una inestabilidad en la rodilla afectada y no tardará en producirse una inflamación.  El diagnóstico de la lesión sólo podrá ser aproximado hasta que no le baje la hinchazón. Mediante la prueba del cajón anterior, el especialista le flexionará la rodilla 30º y palpará la zona próxima a la tibia para observar si se desplaza. Posteriormente se le debe realizar una resonancia magnética para observar el estado del ligamento dañado.

Vayamos a pasar por el quirófano o no, el médico recetará reposo absoluto, con hielo en la zona cada dos horas y un vendaje compresor. La paciencia, esfuerzo y perseverancia serán claves para recuperarnos de esta dura lesión, siguiendo siempre los pasos marcados por el especialista.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Deja un comentario