Home Enfermedades Radioterapia, arma contra el cáncer

Radioterapia, arma contra el cáncer

por WebSalud
Radioterapia, arma contra el cáncer

Cada vez más, la radioterapia es la primera arma utilizada para combatir contra el cáncer. Menos agresivo que otros métodos pero con sus mismos efectos. Destruye las células cancerosas y disminuye el tamaño del tumor sin dañar el tejido sano de alrededor. En ocasiones la radioterapia por sí sola resulta efectiva. En otras se aplica después de una cirugía o quimioterapia para destruir las células dañadas que todavía puedan quedar en el cuerpo.

Cuando el cáncer no puede destruirse por completo, los profesionales pueden usar también la radioterapia con el objetivo de reducir el tamaño de los tumores y los problemas que causan (dificultades para respirar o falta de control sobre la vejiga e intestinos), así como para aliviar el dolor y la presión. Este es el tratamiento paliativo y se aplica para mejorar la calidad de vida de las personas que padecen cáncer.

Efectos secundarios

La aplicación de este tratamiento puede conllevar efectos secundarios tales como el cansancio o el agotamiento. No son los únicos. En función de la zona donde se aplique la radioterapia puede causar otros problemas. La caída del pelo, cambios en la piel, hinchazón de determinadas zonas o problemas en la boca o garganta. También pueden ocasionar náuseas, dolores de cabeza y hasta problemas de fertilidad tanto en hombres como mujeres. Hay que ir con cuidado con su aplicación, pero todo ello merece la pena si usamos la radioterapia como arma contra el cáncer y su resultado final es la victoria.

Alguno de estos efectos secundarios como las náuseas o úlceras en boca y garganta pueden causar dificultades a la hora de comer, un problema conocido como esofagitis. Esto se debe a que el cuerpo usa mucha energía para sanar durante la radioterapia, así pues es muy importante una dieta con suficientes calorías y proteínas para no perder peso durante el tratamiento.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Deja un comentario