Home Enfermedades ¿Qué pasa si un niño bebe alcohol?

¿Qué pasa si un niño bebe alcohol?

por WebSalud
¿Qué pasa si un niño bebe alcohol?

El alcohol no es bueno para la salud. Se mire como se mire, es malo, sea en la cantidad y forma que sea. Muchas veces habrás escuchado incluso a médicos hablando de las bondades de una copa de vino. Correcto, pero no precisamente por el alcohol que lleva. Todo esto está muy claro y (casi) nadie lo pone en duda, pero ¿Qué pasa si un niño bebe alcohol?

Comencemos con una serie de datos alarmantes, las clásicas cifras entre las que tú te puedes ver reflejado pero que no concibes que tus hijos lo hagan. Hace unos años (y va a peor) se realizó en España una encuesta sobre el uso de drogas en enseñanzas secundarias. Esto es desde los 14 hasta los 18, esa edad en la que les da por experimentar más cosas y la personalidad no está suficientemente formada como para saber decir “no” en un momento dado. Pues bien, casi el 77% de estos jóvenes confiesan haber probado el alcohol; el 22% se ha emborrachado en el último mes y casi el 32% ha bebido cinco o más copas en un lapso aproximado de dos horas. Vamos, lo que viene siendo un botellón. Pero no sólo eso, ya que en 2019, otro estudio de la Fundación Alcohol y Sociedad arrojó un dato todavía más sobrecogedor: Casi la mitad de los menores que beben alcohol, lo hacen con conocimiento de sus padres.

Peligros del alcohol en menores

Igual que el aspecto físico, el cerebro de un niño está en plena formación y desarrollo y lo que pasa si bebe alcohol en exceso es que le pueda afectar a la memoria, pero también a la capacidad de procesar, asociar y transmitir información. A largo plazo, creará un evidente déficit de atención y menguará la capacidad de controlar los impulsos.

Estamos hablando de la droga más social que hay. Por ejemplo, en EEUU, los adolescentes que beben alcohol tienen un 500% más de tasa de abandono escolar. Estamos ante un ejemplo evidente de causa – efecto. Además de causar problemas evidentes de salud a medio y largo plazo, un niño que bebe alcohol se expone con mayor facilidad que un adulto a desmayos o a sufrir un coma etílico.

Lee también: Remedios para la resaca

Por otro lado y por si te sirve para controlar lo que hacen tus hijos menores de edad, un consejo. Muchos padres tienen en casa o en el coche alcoholímetros y con ellos pueden saber exactamente la tasa de alcohol que llevan encima. Difícilmente podrá engañarte tu hijo en ese sentido y además, a ti te servirá para concienciarte de no coger el coche en un momento dado. Aquí te ofrecemos algunos modelos que hay en el mercado. Pincha en la imagen y podrás ver sus características o adquirirlo.

 

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Deja un comentario