Home Coronavirus Las pantallas de plástico no evitan la propagación del virus

Las pantallas de plástico no evitan la propagación del virus

por WebSalud
Las pantallas de plástico no evitan la propagación del virus

Es una de las opciones más fáciles de fabricación casera. Cualquiera con un plástico y una gorra puede hacerla. Pero ahora parece que no son tan efectivas. Las pantallas de plástico no evitan la propagación del virus. Si impiden que lleguen a la cara las posibles gotas provenientes de tos o estornudos. Sin embargo, si quien la lleva está infectado no impedirá que pueda propagar el virus.

Estas pantallas fueron la alternativa a las mascarillas, sobre todo al inicio de esta pandemia. La falta de material sanitario al alcance de las personas hizo que muchos particulares e incluso empresas se lanzaran a la fabricación de estas pantallas para repartirlas incluso en los hospitales, según recoge ‘Última Hora’. Tanto ha sido su auge que cada vez es mucho más común verlas por la calle.

El Gobierno acaba de anunciar la obligatoriedad de llevar mascarilla. Será tanto en espacios públicos como en cerrados y siempre que no pueda mantenerse la distancia de seguridad de los dos metros. Esto va a hacer que, como sucedió al principio de esta crisis, vuelva a darse cierta demanda de mascarillas. Una situación que vuelve a poner a las pantallas como alternativa. Pero, ¿son válidas?.

La respuesta más correcta es a medias. Por un lado está claro que impide que hasta su usuario lleguen las gotas de toses o estornudos. Sin embargo, no evitan que la persona que la lleve puesta pueda infectar a otros. Por lo tanto la recomendación es que quienes usen estas pantallas de plástico también utilicen una mascarilla.

“Una visera reduce menos”

Ha sido el propio director del Centro de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón, quien ha comentado que las pantallas de plástico no evitan la propagación del virus. Y ha avisado que “una mascarilla reduce, pero una visera reduce menos”.

El político ha asegurado que estas pantallas no son “el mecanismo más perfecto para reducir los riesgos de que una persona infecte a otros”. Además, ha añadido, tampoco es ideal para que alguien “nos infecte”. En este sentido ha recordado Simón que una de las formas más fáciles de contagiarse es a través del contacto con las manos.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Deja un comentario