Home Coronavirus Estrés y ansiedad anulan los efectos de la vacuna

Estrés y ansiedad anulan los efectos de la vacuna

por WebSalud
Estrés y ansiedad anulan los efectos de la vacuna

La paciencia es la madre de la ciencia. Un dicho popular que viene como anillo al dedo con el último hallazgo científico. Estrés y ansiedad anulan los efectos de la vacuna, por lo que es mucho mejor que hasta que llegue el turno de vacunarnos mantengamos la tranquilidad. Un consejo tan sencillo como complicado de llevar a término rodeados de restricciones y cifras de contagios que no paran de crecer.

Los investigadores de la Universidad Estatal de Ohio (Estados Unidos), según recoge la Cadena Cope, han logrado documentar que el estrés, la depresión y las conductas de salud deficientes pueden afectar de manera muy negativa a la respuesta inmunológica de nuestro cuerpo. Especialmente cuando nos administran una vacuna. Las interferencias son tres. Pueden impedir el desarrollo de anticuerpos, erosionar con mayor velocidad los que ya hay o intensificar los efectos secundarios del antiviral.

La pandemia no ha ayudado a evitar estos problemas. Todo lo contrario, ha hecho aumentar los problemas de estrés y ansiedad. Las restricciones han supuesto continuos cambios de rutinas y la interrupción, en más de una ocasión, de la vida social. El confinamiento causó en su momento más insomnio e hizo que aumentaran las ventas de alcohol y de la comida menos sana. Todos condicionantes que no son los ideales para la salud de cualquier persona.

Momento perfecto para decidir

Estrés y ansiedad anulan los efectos de la vacuna. Una realidad demostrada en varios estudios sobre la aplicación de otras vacunas como la de la gripe o la hepatitis. Aquellas personas que sufrían estrés, por exámenes en el caso de estudiantes o por cuidar a personas con demencia en otros casos, tardaron mucho más (incluso meses) en generar los anticuerpos. Por eso los autores de este estudio apuntan a que estamos en el momento perfecto para decidir mejorar nuestra salud.

El estrés puede manejarse mediante la realización de ejercicio y la meditación consciente. Es clave dormir lo necesario, dejar de fumar o, cuanto menos, reducir el consumo de tabaco. También es importante mejorar nuestra dieta, incluso a corto plazo, con alimentos buenos contra el estrés. Si todo esto lo hacemos antes de que nos vacunen podremos ayudar a la respuesta inmunitaria de nuestro cuerpo después de que nos administren la primera dosis. Además, para aquellas personas que luchan contra la depresión, es el momento ideal para buscar ayuda profesional.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Deja un comentario