Home Coronavirus El reto de transportar la vacuna a 80 grados bajo cero

El reto de transportar la vacuna a 80 grados bajo cero

por WebSalud
El reto de transportar la vacuna a 80 grados bajo cero

La llegada del ansiado antiviral que acabe con la pandemia es más complicada de lo que parece. Primero hay que conseguir que sea eficaz y seguro, reduciendo a la mínima expresión los posibles efectos secundarios. Una vez conseguido esto tampoco será fácil. Aparecerá el reto de transportar la vacuna a 80 grados bajo cero. Repartir millones de dosis por el mundo será un auténtico desafío para la logística de todos los países. Mantener los virales a la citada temperatura tan gélida desde su envase hasta poco de antes de ser aplicadas requiere de precisión milimétrica.

La problemática es grande. Por ejemplo, según un artículo del ‘The New York Times’, este es el caso de dos de las tres vacunas estadounidenses que se encuentran en fase 3. Las de las empresas Moderna y Pfizer están elaboradas con materiales genéticos que se desintegran al descongelarse. Así pues, mantener esas dosis a 80 grados bajo cero parece una labor a la altura de superhéroes. El mismo periódico recoge que serán las principales empresas de paquetería del país las que se encarguen de la distribución. Para ello están construyendo una granja de congeladores con capacidad de almacenar 48.000 dosis cada uno de ellos.

La situación se complicará todavía más cuando se trate de llevar las vacunas a países en desarrollo. Según un primer estudio, la vacuna fría estaría disponible para unos 2.500 millones de personas en 25 países. Áreas de Sudamérica, África y Asia donde no hay abundancia de congeladores quedarían excluidas de este reparto.

Producto escaso

El reto de transportar la vacuna a 80 grados bajo cero podría tener una ayuda. El hielo seco ayudaría a mantener heladas las dosis. Este material consiste en dióxido de carbono en estado sólido, que normalmente se obtiene de la producción de etanol. Algo que, a su vez, depende de la demanda de gasolina. Y esta, debido al confinamiento generalizado en buena parte del mundo, ha descendido muchísimo, lo que hace escasear el hielo seco.

Una última alternativa sería la del vidrio que aguante estas temperaturas, pero tampoco es habitual y no hay suficientes ampollas para tantas dosis. Así pues, la logística va a ser un reto mayúsculo una vez la vacuna esté finalizada.

Lea también: ¿Puedo ser voluntario para la vacuna del coronavirus?

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Deja un comentario