Home Enfermedades El ictus y sus causas

El ictus y sus causas

por WebSalud
El ictus y sus causas

El ictus es, por desgracia, cada vez más común en España. De hecho, cada seis minutos se produce uno. Hasta el punto de ser la primera causa de mortalidad entre las mujeres españolas y la segunda entre los hombres según estudios contrastados. Se trata de una enfermedad cerebrovascular que afecta a los vasos sanguíneos que suministran sangre al cerebro.

Cuando uno de estos vasos se rompe o está taponado, parte del cerebro no consigue el flujo de sangre, oxígeno y glucosa que necesita. Como consecuencia, las células nerviosas del área del cerebro afectada no reciben oxígeno, dejan de funcionar y, transcurridos unos minutos, mueren. En websalud os ayudamos a conocer que lo puede causar.

Causas

Son muchos los factores de riesgo que pueden desembocar en un ictus, aunque la inmensa mayoría de ellos pueden ser tratados o modificados. Por ejemplo la edad avanzada es uno de estos factores. Pasados los 55 años, cada década vivida dobla el riesgo de sufrir esta enfermedad. Algo que, sin embargo, no quiere decir que los jóvenes estén exentos de sufrirlo.

El sexo no es definitorio, suelen darse más o menos la misma cantidad de casos en hombres y mujeres. Sin embargo, la mortalidad es mayor entre ellas. El riesgo de sufrirlo aumenta si hay alguna persona de la familia que lo ha padecido (o un episodio anterior de la misma persona) o también si eres una persona de color. En este caso los negros tienen más riesgo de sufrir discapacidades debido a que en esta raza la hipertensión tiene más incidencia.

Y precisamente la hipertensión arterial es el factor de riesgo que mejor predice el ictus. De hecho, el 70 por ciento de los casos se dan a causa de este. Por ello el tratamiento de esta patología es clave para evitarlos. Fumar también es otro factor de riesgo. La nicotina y el monóxido de carbono dañan el sistema cardiovascular de varias maneras.

La diabetes también es otro factor a tener en cuenta. Padecerla aumenta los riesgos. Los diabéticos suelen tener también colesterol alto y sobrepeso, incrementando todavía más la problemática. Tener dañada la arteria carótida a causa de la aterosclerosis puede bloquear el vaso sanguíneo y provocar un coágulo de sangre que termine derivando en un ictus.

Las enfermedades cardiacas, los ataques isquémicos transitorios (son los mini ictus, síntomas similares pero con daños que no perduran) o el aumento de los glóbulos rojos también son indicadores de riesgo. La estación del año también afecta. Suelen haber más muertes por ictus con temperaturas extremadamente frías o calurosas. Finalmente consumir alcohol en exceso puede aumentar la presión sanguínea, aumentar la obesidad, los triglicéridos, causar fallos cardíacos, y, lógicamente, provocar un ictus. Más adelante veremos los síntomas y los tratamientos de esta enfermedad.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Deja un comentario