Home Adelgazar Dieta keto para adelgazar

Dieta keto para adelgazar

por WebSalud
Dieta keto para adelgazar

La dieta keto o cetogénica es una dieta muy baja en carbohidratos que convierte al cuerpo en una máquina de adelgazar. Muchas personas la eligen porque es perfecta para quemar grasa, aunque también puede tener algunos efectos secundarios.

La clave de la dieta keto para adelgazar consiste en reducir el consumo de carbohidratos a entre 15 y 50 gramos al día. En resumen, sólo un 5% de la dieta diaria deberían ser carbohidratos, mientras que un 25% de proteínas y un 70% de grasas.

Cuando comemos pocos carbohidratos y cantidades moderadas de proteínas, nuestro cuerpo produce cetonas. Estas se utilizan como energía por el cuerpo. En la dieta keto, nuestro cuerpo no coge energía de la glucosa e insulina por lo que utiliza las grasas como principal fuente de fuerza, produciendo las mencionadas cetonas.

De esta manera, los niveles de insulina se reducen y la quema de grasa aumenta. La dieta keto es buena para adelgazar, pero también para aquellos que buscan reducir sus ansias de comer. Además, al reducir el nivel de azúcar en sangre es beneficioso para las personas que tienen diabetes.

Con la dieta Keto se puede comer carne, pescado, marisco, huevos, verduras, aceite de oliva o productos de la superficie de la tierra como lechuga, coliflor o brócoli entre otros. Eso sí, recordemos que para alcanzar la cetosis que pretendemos, no debemos consumir más de 50 gramos de carbohidratos al día.

Renunciemos lo máximo posible los alimentos con mucho azúcar, así como los que contienen almidón o excesivos carbohidratos (lee más sobre los hidratos de carbono, aquí). A evitar: alcohol, refrescos (opta por las versiones Zero), dulces, ultraprocesados, bollería, arroz o patatas. Eso sí, no hay que ser más papista que el Papa y comer algo de chocolate (mejor a partir de 70% cacao) o una paella en familia, no es un problema.

Efectos secundarios de la dieta keto

Como todas las dietas, esta tampoco deja indiferente a tu cuerpo, más allá de adelgazar. El cambio en los hábitos alimenticios puede suponerte dolor de cabeza, aumento de cansancio o estreñimiento. También se produce una importante deshidratación que afecta a todo lo anterior, por lo que se recomienda aumentar la ingesta de líquidos.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Deja un comentario