Home EmbarazoEjercicio (Embarazo) Beneficios del ejercicio durante el embarazo

Beneficios del ejercicio durante el embarazo

por WebSalud
Beneficios del ejercicio durante el embarazo

No se puede correr una maratón o llevar al cuerpo hasta sus límites, pero sin duda hacer ejercicio durante el embarazo reporta numerosos beneficios tanto para las madres como para los bebés que están en camino. Ejercitándose con sentido común, y siempre que no hayan complicaciones en la gestación que limiten sus capacidades físicas, hay que, coloquialmente, mover el esqueleto para conseguir estos beneficios. Además, se ha demostrado que el deporte durante la gestación mejora la salud de tu hijo meses después de nacer.

Ejercitarse puede ayudar a sentirse mejor con una misma al aumentar el nivel de energía. De aquí salen muchos más beneficios. Puede aliviar los dolores de espalda al fortalecer los músculos de la citada zona, de glúteos y muslos. También ayuda a prevenir el deterioro de las articulaciones y hasta puede ser clave para dormir mejor.

Y sobre todo dos beneficios muy importantes. Permitirá recuperar más rápido la silueta habitual de la madre antes del embarazo y, la número uno, prepara el cuerpo para el nacimiento del bebé. Si los músculos son fuertes y el corazón está en buen estado el parto será mucho más fácil y tendrá más fuerzas para combatir los dolores del mismo.

¿Qué ejercicios puedo hacer en el embarazo?

Bueno, esto va a depender de lo que le guste a cada mujer y de los consejos del médico. Pero se resume muy fácil. Prácticamente de todo menos saltar, rebotar, los que conlleven cambios bruscos de dirección o los que supongan cierto impacto como subir y bajar de manera violenta.

Uno de los deportes más recomendables durante el embarazo es la natación. La clave es una buena combinación de ejercicios aeróbicos, de fuerza y de flexibilidad. Entre los beneficios del ejercicio durante el embarazo se encuentra el fortalecimiento de la gestante, pero también el preparar el cuerpo para el parto, así como para la recuperación posterior del mismo. La mayoría de los expertos recomiendan caminar. Con sencillos cambios de ritmo, incluyendo desniveles en el recorrido o, simplemente, hacerlo más largo.

Los expertos recomiendan dos horas y media de actividad física, la que cada una elija, a la semana. Ejercitarse, siempre que se goce de buena salud, no aumenta el riesgo de que el bebé nazca con poco peso o de que el parto sea prematuro.

Pero ojo. Habrá que limitar los ejercicios si se da hipertensión a causa del embarazo, contracciones tempranas o hemorragia vaginal, entre otras. La aparición de cansancio, mareos, palpitaciones o dolor de espalda o pelvis son, casi con total seguridad, señales que está enviando el cuerpo para que cese el ejercicio. Una última recomendación desde WebSalud. No haga ejercicio durante los días de mucho calor ni tampoco de mucho frío, ya que un resfriado durante el embarazo puede provocar asma al feto. Esto es importante.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Deja un comentario